Banco malo

Banco malo y el sector inmobiliario

Banco malo y el sector inmobiliario. Este año 2013 puede ser el último año de un lustro en el que la caída de los precios de las viviendas ha sido una constante. Un descenso en el número de operaciones realizadas así como en el valor del metro cuadrado de terreno, deja bien a las claras la crisis por la que está atravesando el sector inmobiliario.

 

Todo esto, en cierta medida, lo agradecen los posible compradores. Y es que si bien es cierto que este descenso de los precios favorece la compra, no es menos cierto que la dificultad de acceder a los préstamos necesarios también ha aumentado. Dos hechos que, debido a lo contradictorio de su naturaleza, no termina de favorecer la compra de pisos.

 

El precio de referencia lo marcará el banco malo

 

Lo extraño de la situación, y la intención de cada vendedor de intentar obtener el mayor beneficio posible, hace que se necesite un organismo que marque un precio de referencia en torno al cual gire el mercado. Esta función la realizará el Sareb. El banco malo será el encargado de marcar el recio de referencia de los inmuebles. No en vano, esta entidad, dispone de un gran número de activos que deben vender si desean sanear las cuentas.

 

Pero el precio que marque el banco malo no debe ser excesivo. Son muchas las asociaciones que reclaman un precio ajustado a la realidad actual. Un precio que permita a las familias a tener acceso a una vivienda. Según ellos, todos serán beneficiados. El Sareb porque colocará gran parte de su stock de viviendas y los consumidores porque se harán con una vivienda.

 

El 2013 mantendrá la tendencia a la baja

 

No obstante, la mayor parte de los analistas, a pesar de lo imprevisible de la situación, se atreven a pronosticar una continuidad en la tendencia del valor de los inmuebles. Una tendencia que se mantendrá a la baja ya que la intención de los vendedores continúa siendo la reactivación del sector. Esta medida espera tener como resultado un incremento de las ventas. Al fin y al cabo, y hasta que las reformas calen en el sistema, la construcción es todavía uno de los sectores más importantes de la economía española.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *